A lo mejor, me llegues a conocer un poqo mejor, i lo qe pensabas de mi cambie completamente para bien o para mal.. No sé eso qeda en vos

sábado, 10 de octubre de 2009

Los grandes momentos de la vida son como un despertar. Los grandes momentos de la vida están llenos de sorpresas. Los grandes momentos de la vida están llenos de belleza. Los grandes momentos están llenos de magia, llenos de ternura, de complicidad. Los grandes momentos de la vida están llenos de corazones acelerados, llenos de… interrupciones. Los momentos importantes están llenos de cosquillas, de sudor en las manos, de ilusiones.
Los grandes momentos de la vida, en general,
ocurren más tarde de lo esperado.

Así aprendí que las cosas buenas hay que saber esperarlas. No hay nada de malo en que las cosas que uno desea lleguen más tarde de lo esperado.
Cuando lo que querés tarda en llegar, el deseo crece, se fortalece. Y ahí tu corazón se prepara para recibir eso que tanto esperás. Si no estás listo para lo que deseas, es como comer una frutilla verde, es amarga, no la disfrutas.
Hay cosas que llegan más tarde de lo esperado, y eso te da ansiedad, frustración, pero por algo es eso.
Por algo hay cosas que se hacen esperar.
Cuando menos las esperas, quizá cuando ya renunciaste a alcanzar ese deseo, es cuando la vida, el destino, lo que sea te
sorprende. Y esas sorpresas son las que más se disfrutan, las que llegan cuando menos las esperas.
Las cosas buenas llegan tarde, dan trabajo, esfuerzo, dedicación. Cuando uno sabe que lo que viene es bueno, la espera no es una agonía, es una fiesta.
Saber esperar es saber desear. Queremos todo ya, la comida ya, los resultados ya, levantar el tubo del teléfono y que venga un delivery y te traiga la
felicidad, ahora. El deseo se vuelve más fuerte cuando uno se toma el tiempo de desear. Si entre el deseo y la realización no hay tiempo, el deseo se vuelve débil, descartable.
Asique será hoy, mañana, en un tiempo, en el momento exacto, más tarde de lo esperado, pero eso es muy bueno.

1 comentario:

eltauromquico dijo...

La buena cosa ¡¡YA LLEGO!!

un besito de la buena cosa en la buena cosa


Definir el concepto de ‘FELICIDAD’ es difícil. Seguramente sea una de las definiciones más complicadas. Siempre hemos tendido a conseguir la ‘felicidad’ como una meta o un fin, como un estado de bienestar ideal i permanente al qe qeremos llegar. Sin embargo, parece ser qe la felicidad, se compone de peqeños momentos, de detalles vividos día a día. Qizás su principal característica sea su capacidad de aparecer i desaparecer a lo largo de nuestras vidas. Si te vas a calentar, qe sea al sol. Si vas a engañar, qe sea tu estómago o por lo menos por tu felicidad. Si vas a llorar, qe sea de alegría. Si vas a mentir, qe sea sobre tu edad. Si vas a robar, qe sea un beso. Si vas a perder, qe se pierda el miedo. Si existe el hambre, qe sea de amor... ;Si es para ser feliz, qe sea todo el tiempo!!